La psicología en el adiestramiento canino

cada uno de nuestros perritos tiene una personalidad definida solo es cuestión de identificar que rasgos en sus pensamientos y emociones nos pueden facilitar el que puedan ser más receptivos al aprendizaje.

Por DANNYA

Mejor conocida como Etología, la psicología canina se encarga de estudiar la conducta en nuestros perritos en referencia a todo aquello que tiene que ver con las relaciones con su entorno, las relaciones con otros perros, con otros animales o con los seres humanos, su instinto, el apareamiento, la agresividad, etc.

La psicología canina nos da un amplio panorama de conocimiento de nuestro perrito para saber que conductas son innatas y que conductas son aprendidas para saber como cumplir sus necesidades y poder tener un acercamiento más cercano a ellos.

Algo muy importante que nos enseña la psicología canina es saber respetar su naturaleza tomando en cuenta:

  • su inteligencia es muy alta, siendo muy receptivos al aprendizaje
  • la mayoría de sus conductas son innatas
  • son sociables al máximo
  • siguen a un líder
  • la actividad física es una necesidad

La psicologia canina nos da la guía para entenderlos y tratarlos en función de su naturaleza y no la nuestra.

Para poder tener los mejores resultados en la conducta de nuestro perro es necesario mentalizarnos en aplicar psicología canina y no psicología humana al momento de relacionarnos con nuestro perrito.

Desde este punto de vista y teniendo en cuenta que el perro es un animal de grupo y adquiere su rol de acuerdo al lugar jerárquico que toma dentro de este por lo que al establecerse en una familia con humanos esta será su manada y tu deberás demostrarle que eres el líder, de esta manera no solo conseguirás que tu perro viva de forma equilibrada y feliz, sino que evitarás conductas de dominancia y de agresividad.

Teniendo en cuenta esto desde que recibimos cachorro a nuestro perrito debemos de empezar a a aplicar la psicología canina brindándoles la protección que necesitan cuando son pequeñitos en sus primeros meses adaptándolos al entorno y socializándolos para asi tratar de evitar al máximo el desarrollo de traumas que pueden convertirse en problemas de agresividad o miedos. Estar atentos a las etapas de desarrollo, no confiarnos, demostrarle siempre que el líder somos nosotros y cuidar mucho la parte del ejercicio físico que va relacionada directamente con su alimentación por la energía que desarrolla y la cual tiene que descargar por medio del juego y el aprendizaje que eviten el desarrollo de problemas de ansiedad.

Tratemos a nuestro perro bajo estas pautas, recordarle a todo momento que el jefe del grupo somos nosotros y así tendrá un mejor desarrollo de su personalidad y será más dócil o receptivo al aprendizaje. Nosotros somos quienes lo conocemos mejor y sabemos que es lo que dará mejores resultados al elegir el tipo de adiestramiento que canalice su inteligencia para obtener los resultados que buscamos en cuanto a obediencia. Solo es cuestión de que tan comprometidos estemos para brindarles todo el apoyo que requieren.

Déjanos tu comentario
13 Shares