Educación y Adiestramiento canino

en realidad son dos diferentes acciones que llevamos a cabo con nuestro perrito a pesar de estar muy unidas en su comportamiento les compartiré a grandes rasgos como en realidad hay una clara diferencia entre las dos.

Por DANNYA

Llegamos a casa y nuestro perrito nos recibe con mucha alegría y efusividad en ese momento con una señal verbal o corporal le indicamos que este tranquilo, nos vamos a descansar y el quiere subirse al sillón a menos que se lo permitamos, le indicamos que este en el suelo o en su cama, estas y demás reglas de convivencia es educar, lo cual es una tarea de tiempo completo, es demostrarle que hay que cumplir con conductas que respeten la forma de vivir en nuestra sociedad.

Por otro lado adiestrar es dotar a nuestro perrito de habilidades para dominar una especialidad en nuestro mundo humano como la caza, defensa, competencias deportivas, detección de objetos o sustancias, rescate, pastoreo, obediencia, actuación, etc. A menos que nos dediquemos a alguna profesión en específico donde nuestro perrito tenga que desempeñar una labor relacionada a ella en la que nos interesaremos será la del adiestramiento de obediencia, la cual será una herramienta magnífica para nosotros en donde podremos tener el control de acciones que ellos ya saben hacer como caminar, correr, sentarse, estar quieto, acostado entre otras.

Es decir podremos hacer que entienda cuando queremos que haga o no, alguna de estas acciones en un momento específico. Una ves dominado el tema del adiestramiento podremos hacer la fusión con la parte de educación que le damos así al salir al paseo habitual nuestro perrito sabra que por convivencia tiene que comportarse y respetar ciertas normas para conservar la armonía y a su vez estará atento a cualquier orden de adiestramiento que le demos sin titubear.

La responsabilidad de nuestro perrito es totalmente nuestra

Ellos no saben la diferencia entre riesgos y diversión y las consecuencias que puede haber, es por ello que a través del adiestramiento de obediencia, contamos con la habilidad de poder manipular a nuestro favor la conducta que siempre actúe a favor de la seguridad de nuestro tan amado perrito. Es un gran alivio el poder tener la certeza de que en una situación nuestro perrito no salga corriendo despavorido hacia el arroyo vehicular, o que no le ladre o brinque a la gente, y que no se involucre en situaciones donde pueda pelear con otros perritos o querer atacar a alguna persona. Tenemos que dotar a nuestro perrito de la capacidad de entender que las órdenes se tienen que cumplir en el momento que nosotros se lo indiquemos.

Órdenes de obediencia

Dentro del las ordenes de obediencia que son las que generalmente se trabajan de primera instancia y son las primordiales están: quieto, tanto de cerca como a distancia, venir al llamado, sentado y en posición más cómoda para ellos que es el echado y caminar a un lado y sin jalar la correa. Tener el control de estas acciones nos permitirá el tener a un perro que ande con seguridad suelto a la hora de dar el paseo habitual, nosotros estaremos tranquilos y ellos disfrutarán y estarán más tranquilos dado que  desarrollarán la capacidad de poder inhibir acciones por su voluntad.

El dotar a nuestro perrito de las herramientas del adiestramiento y combinarlas con la educación en casa, hará desarrollar mayor confianza en su desenvolvimiento con el mundo agitado que vivimos integrándolo a nuestra sociedad y sus normas de convivencia. Adiestrar es salir con nuestro perrito y tener la seguridad de un paseo que tanto el como yo y los que nos rodean disfrutarán. Es una gran inversión y el único legado verdadero que le daremos a nuestro perrito y que lo harán trascender más allá del amor que nosotros tenemos por él. Es darle el poder de hacer llamar la atención de la sociedad en favor de estos increíbles animales.

Déjanos tu comentario
21 Shares